Revista 15 Minutos Perú | Llena de gracia

Llena de gracia

Nos llevamos a la actriz María Grazia Gamarra a una sesión de fotos en el Callao, en la que respondió a nuestras preguntas con mucha simpatía.


Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Acabas de lanzar un reggaetón con el cantante Rakim. ¿Cómo surgió la oportunidad de grabar con él?

Su mánager le escribió a mi jefa de prensa diciéndole que me habían escuchado cantar y que querían hacer un dúo conmigo. Me pareció buena idea y lo hicimos un poco a mi estilo. La idea ahora es hacer juntos un videoclip.

Cuéntanos más acerca de la canción ‘Sentimiento’.

El tema es suyo, lo escuché y me pareció un reggaetón romántico. Es una canción pegajosa y creo que la gente la está disfrutando. El público me comenta que la quiere escuchar en la radio, que quiere que Rakim venga al Perú.

¿Qué opinas del reggaetón como género musical?

A mí me encanta. Bailo reggaetón como todo el mundo. No tengo muchos problemas con eso, no soy prejuiciosa: si me gusta, lo bailo o lo escucho. Admiro mucho a los cantantes de este género.

La música es solo una de tus facetas. También has hecho teatro, televisión, incluso baile…

¡Y ahora estoy haciendo cine! Es mi primera película, una comedia familiar. Ahora que estoy experimentando distintos rubros, por así decirlo, los tiempos son diferentes. La tele es mucho más rápida; en el camino vas encontrando muchas veces a tu personaje. El teatro es otra cosa. Cuando hice “La novicia rebelde” me preparé todo un año para poder hacer ese personaje.

Cuéntanos más sobre tu primera incursión en la pantalla grande.

Mi personaje está medio loco. No te puedo contar más, pero lo que me atrapó de la película es que es una historia que puede ver todo el mundo.

¿Ya antes te habían propuesto hacer cine?

Me han llamado para otros proyectos de cine, pero no era lo que estaba buscando en ese momento. Siempre trato de tener una imagen muy tranquila. Esa es mi onda y así soy yo, así me criaron. Vengo de una familia con valores muy marcados, así es como crecí. Los proyectos que acepto van con mi personalidad.

¿Cómo recuerdas tus inicios en los programas “América Kids” y en “La AKdemia”?

Fue lo más lindo que me pasó. Éramos un grupo de chicos que llegamos a ser como hermanos. Grabábamos dos veces a la semana, teníamos un equipo de producción que nos cuidaba con todo detalle. He disfrutado mucho eso, para mí fue como una escuela: actuábamos, cantábamos, bailábamos, conducíamos. En el camino iba aprendiendo cosas que jamás había hecho.

Ahora la serie “Mi amor, el wachimán” y la telenovela “Amor de madre” se ven en Ecuador, ¿qué recuerdas de esos programas?

En el caso de “Mi amor, el wachimán”, me había ido a vivir a Buenos Aires para estudiar actuación y canto, y cuando regreso de vacaciones a Lima, me llama alguien del equipo de Michelle Alexander y me dice que ella quiere hacer una novela conmigo, que era un papel protagónico. Michelle me pidió hacer una prueba a ver si hacía “match” con  Christian Domínguez. A la gente le gustó tanto que tuvimos que cambiar el final para que haya una segunda parte, y en esa segunda parte volver a cambiarlo para dar lugar a la tercera.

¿Y “Amor de madre”?

Michelle me propuso el papel de la mala en esa telenovela. Para mí representaba un gran reto. En el camino, cuando ya teníamos las cosas un poco más claras, empecé a proponerle ideas. Me iba a pintar el pelo, pero no se pudo, así que me mandé a hacer una peluca. Estaba muy asustada al principio, mi primera semana fue traumática, me costaba aprende mis textos, sentía muchos nervios.

¿Has vivido algún amor imposible como el de tu personaje en “Mi amor, el wachimán”?

No, nunca me ha pasado. Quizá me pase algún día. Sí me ha pasado que, estando con alguien, fue difícil tener la relación ideal que todo el mundo quiere, que es algo que le sucede a todos en algún punto, por cuestión de madurez o porque las personalidades son distintas.

¿Qué aspectos te llaman la atención en un chico?

Su inteligencia, alguien con quien pueda sostener una conversación interesante, que me haga reír. Aunque a veces tienes una lista de las cosas que quieres en una pareja y, al final, todo sale distinto. Me parece básico para estar con alguien compartir los mismos valores. Soy muy pegada a mi familia, así que me encantaría una persona que tenga la misma pasión por la suya.

Hablas mucho de tu familia. ¿Cómo es?

Para mí la familia es muy importante, sueño con tener mil hijos y casarme; es algo que he visto desde que soy chica y que quisiera para mí también. Mi papá es extremadamente amoroso, es una persona que te besa todo el día y te abraza. Me podría llamar ahorita y decirme: “Hola, te amo”, y yo le respondería: “Chau, te amo” (risas). Mi mamá es una mujer fuerte, admirable, que se desvive por sus hijos y te demuestra su amor desde otro lado; ella está pendiente y se da cuenta de todo lo que necesitas, es capaz de sacarse la comida de la boca para dártela. Son dos personas muy amorosas y uno no puede estar sin el otro. Eso es algo alucinante para mí y me gustaría aplicarlo en mi vida también. Tienen un compañerismo que me encantaría tener con mi esposo cuando me case.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail