00
Todos los exoplanetas (planetas que no pertenecen al Sistema Solar) que se han descubierto hasta el momento han sido detectados dentro de nuestra galaxia; es decir, la Vía Láctea. De hecho, la mayoría se encuentra a menos de 3 mil años luz de la Tierra. Si se confirmara la existencia de este nuevo planeta, se trataría de uno ubicado “miles de veces más lejos que los de la Vía Láctea”, afirmó la NASA.
“Estamos tratando de abrir un campo completamente nuevo para encontrar otros mundos mediante la búsqueda de candidatos a planetas en longitudes de onda de rayos X, una estrategia que hace posible descubrirlos en otras galaxias ‘’, señaló la autora principal del estudio, Rosanne Di Stefano, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard.
El descubrimiento ocurrió gracias al telescopio de rayos X Chandra de la NASA. El candidato a planeta se encuentra en la galaxia Messier 51, a unos 28 millones de años luz de la Vía Láctea. Los investigadores utilizaron el Observatorio de la NASA para detectar la atenuación de los rayos X de un “binario de rayos X” (un sistema en el que una estrella similar al Sol está en órbita alrededor de una estrella de neutrones o un agujero negro). Los autores interpretan esta atenuación como un planeta que pasa frente a este sistema.
Esta técnica es una adaptación de la técnica de tránsito, que intenta localizar la atenuación de la luz de una estrella cuando un objeto pasa frente a ella y que los científicos han utilizado durante años para descubrir exoplanetas. Sin embargo, Di Stefano sostiene que las técnicas que han tenido éxito para encontrar exoplanetas en la Vía Láctea se alteran al observar otras galaxias. En parte, porque las grandes distancias involucradas reducen la cantidad de luz que llega al telescopio y hacen que muchos objetos se amontonen en un espacio pequeño (si son vistos desde la Tierra), lo que dificulta la resolución de estrellas individuales.
“Sabemos que estamos haciendo una afirmación emocionante y audaz, por lo que esperamos que otros astrónomos la examinen con mucho cuidado. Creemos que tenemos un argumento sólido”, señaló la coautora del estudio, Julia Berndtsson, de la Universidad de Princeton.
La dificultad para confirmar la aseveración de que se trata de un planeta reside en que la gran órbita del planeta candidato hace que este no vuelva a cruzar frente al “binario de rayos X” en 70 años, haciendo imposible cualquier intento de confirmación durante décadas. Además, existe la posibilidad de que la atenuación de los rayos X registrada se deba solamente a una nube de gas (aunque los científicos lo creen poco probable).

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

Todos los exoplanetas (planetas que no pertenecen al Sistema Solar) que se han descubierto hasta el momento han sido detectados dentro de nuestra galaxia; es decir, la Vía Láctea. De hecho, la mayoría se encuentra a menos de 3 mil años luz de la Tierra. Si se confirmara la existencia de este nuevo planeta, se trataría de uno ubicado “miles de veces más lejos que los de la Vía Láctea”, afirmó la NASA.

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

“Estamos tratando de abrir un campo completamente nuevo para encontrar otros mundos mediante la búsqueda de candidatos a planetas en longitudes de onda de rayos X, una estrategia que hace posible descubrirlos en otras galaxias ‘’, señaló la autora principal del estudio, Rosanne Di Stefano, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard.

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

El descubrimiento ocurrió gracias al telescopio de rayos X Chandra de la NASA. El candidato a planeta se encuentra en la galaxia Messier 51, a unos 28 millones de años luz de la Vía Láctea. Los investigadores utilizaron el Observatorio de la NASA para detectar la atenuación de los rayos X de un “binario de rayos X” (un sistema en el que una estrella similar al Sol está en órbita alrededor de una estrella de neutrones o un agujero negro). Los autores interpretan esta atenuación como un planeta que pasa frente a este sistema.

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

Esta técnica es una adaptación de la técnica de tránsito, que intenta localizar la atenuación de la luz de una estrella cuando un objeto pasa frente a ella y que los científicos han utilizado durante años para descubrir exoplanetas. Sin embargo, Di Stefano sostiene que las técnicas que han tenido éxito para encontrar exoplanetas en la Vía Láctea se alteran al observar otras galaxias. En parte, porque las grandes distancias involucradas reducen la cantidad de luz que llega al telescopio y hacen que muchos objetos se amontonen en un espacio pequeño (si son vistos desde la Tierra), lo que dificulta la resolución de estrellas individuales.

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

“Sabemos que estamos haciendo una afirmación emocionante y audaz, por lo que esperamos que otros astrónomos la examinen con mucho cuidado. Creemos que tenemos un argumento sólido”, señaló la coautora del estudio, Julia Berndtsson, de la Universidad de Princeton.

UN PLANETA FUERA DE NUESTRA GALAXIA

La dificultad para confirmar la aseveración de que se trata de un planeta reside en que la gran órbita del planeta candidato hace que este no vuelva a cruzar frente al “binario de rayos X” en 70 años, haciendo imposible cualquier intento de confirmación durante décadas. Además, existe la posibilidad de que la atenuación de los rayos X registrada se deba solamente a una nube de gas (aunque los científicos lo creen poco probable).