00
NEUMONÍA CRÓNICA. Especialistas del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clínico de Erlangen, en Alemania, señalaron que los primeros pacientes graves que se recuperaron de la enfermedad mostraron daños en el aparato respiratorio. Muchos manifestaron una inflamación recurrente derivada de problemas inmunitarios causados por la enfermedad.
DAÑOS RENALES. La hipoxia puede generar daños en los riñones. De hecho, es algo que se ha asociado a la neumonía en general, así como a la que provoca el coronavirus. El nefrólogo estadounidense Michael J. Ross dijo que entre el 20 % y el 30 % de los ingresados a UCI necesitarán diálisis durante su recuperación.
ATROFIA MUSCULAR. La División de Medicina Neuromuscular del Hospital General de Massachusetts, en Boston, señaló que la atrofia muscular es otra de las enfermedades crónicas que deja el coronavirus. De hecho, cualquier paciente que haya requerido de ventilación asistida y de hospitalización prolongada podría presentar este problema. Para evitarlo, existen protocolos para mantener en movimiento a los pacientes graves.
PROBLEMAS CARDIORRESPIRATORIOS. Se cree que los pacientes graves de coronavirus podrían tener mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares durante los siguientes años. En 2015, el epidemiólogo Sachin Yende publicó una relación entre la estadía en UCI por neumonía con dicho problema.
PROBLEMAS NEUROLÓGICOS. Médicos han asociado la cefalea, el mareo y la anosmia (incapacidad para oler) crónicos con el coronavirus. Y es que muchos pacientes que superaron la enfermedad presentaron deficiencias neurológicas como la encefalopatía, la epilepsia y daños en los nervios periféricos. Asimismo, la inflamación del cerebro y la hipoxia son consecuencias relacionadas al COVID-19.

SECUELAS CRÓNICAS DEL COVID-19

NEUMONÍA CRÓNICA. Especialistas del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clínico de Erlangen, en Alemania, señalaron que los primeros pacientes graves que se recuperaron de la enfermedad mostraron daños en el aparato respiratorio. Muchos manifestaron una inflamación recurrente derivada de problemas inmunitarios causados por la enfermedad.

SECUELAS CRÓNICAS DEL COVID-19

DAÑOS RENALES. La hipoxia puede generar daños en los riñones. De hecho, es algo que se ha asociado a la neumonía en general, así como a la que provoca el coronavirus. El nefrólogo estadounidense Michael J. Ross dijo que entre el 20 % y el 30 % de los ingresados a UCI necesitarán diálisis durante su recuperación.

SECUELAS CRÓNICAS DEL COVID-19

ATROFIA MUSCULAR. La División de Medicina Neuromuscular del Hospital General de Massachusetts, en Boston, señaló que la atrofia muscular es otra de las enfermedades crónicas que deja el coronavirus. De hecho, cualquier paciente que haya requerido de ventilación asistida y de hospitalización prolongada podría presentar este problema. Para evitarlo, existen protocolos para mantener en movimiento a los pacientes graves.

SECUELAS CRÓNICAS DEL COVID-19

PROBLEMAS CARDIORRESPIRATORIOS. Se cree que los pacientes graves de coronavirus podrían tener mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares durante los siguientes años. En 2015, el epidemiólogo Sachin Yende publicó una relación entre la estadía en UCI por neumonía con dicho problema.

SECUELAS CRÓNICAS DEL COVID-19

PROBLEMAS NEUROLÓGICOS. Médicos han asociado la cefalea, el mareo y la anosmia (incapacidad para oler) crónicos con el coronavirus. Y es que muchos pacientes que superaron la enfermedad presentaron deficiencias neurológicas como la encefalopatía, la epilepsia y daños en los nervios periféricos. Asimismo, la inflamación del cerebro y la hipoxia son consecuencias relacionadas al COVID-19.