00
HAZ QUE LA TECNOLOGÍA FUNCIONE PARA TI. Averigua dónde está tu equilibrio o punto medio, para que así la tecnología no afecte demasiado tu vida. Pregúntate a diario: ¿cuánta energía tengo? ¿Qué tan conectado me siento con las personas que me importan? ¿Qué tan relajado me siento? ¿Cómo quiero aprovechar eso durante el día? Solo así conseguirás una mayor conciencia y lograrás gestionar mejor el uso que le das a la tecnología.
PONTE LÍMITES DIGITALES. Pregúntate: ¿cómo usas la tecnología para el trabajo, para relajarte, para jugar y para ser productivo? ¿Sabes separar esas cosas? Y es que trabajar desde casa ha provocado que no sepamos distinguir esos usos. Así, la jornada laboral parece durar una eternidad, a menos que existan límites digitales. Puedes optar por tener diferentes escritorios para diferenciar cada momento y encontrar el límite entre cada uno de ellos.
LLEVA UNA AGENDA DIGITAL. Plantea un registro de tus hábitos digitales, tal y como lo harías con tus horas de comida o de ejercicio. Es una buena forma de entender cuál es tu dieta digital. La agenda digital ayudará a que tomes consciencia de todo lo que haces en el plano digital, y de si te resulta útil o no. También te permitirá comprender tu respuesta emocional al uso que le das a la tecnología.
MUÉVETE. Piensa en tu vida digital y en tu vida física como una sola. Lo que haces en una beneficia a la otra. A veces, cuando nos atoramos en un asunto laboral, salir a dar un paseo y despejarnos puede servir para volvernos más productivos. Ten eso en cuenta.
ESTIMULA TU CREATIVIDAD. El encierro ha provocado que muchos pierdan la inspiración. Sin embargo, Microsoft Windows hizo una investigación que demostró que los jóvenes han encontrado formas creativas de usar la tecnología para traerla de vuelta a sus vidas. Como todo en la vida, es importante utilizar los recursos que tienes para tu propio beneficio. Existen muchas formas de divertirte y de inspirarte en la web; solo necesitas buscarlas y encontrarlas.

SALUD DIGITAL

HAZ QUE LA TECNOLOGÍA FUNCIONE PARA TI. Averigua dónde está tu equilibrio o punto medio, para que así la tecnología no afecte demasiado tu vida. Pregúntate a diario: ¿cuánta energía tengo? ¿Qué tan conectado me siento con las personas que me importan? ¿Qué tan relajado me siento? ¿Cómo quiero aprovechar eso durante el día? Solo así conseguirás una mayor conciencia y lograrás gestionar mejor el uso que le das a la tecnología.

SALUD DIGITAL

PONTE LÍMITES DIGITALES. Pregúntate: ¿cómo usas la tecnología para el trabajo, para relajarte, para jugar y para ser productivo? ¿Sabes separar esas cosas? Y es que trabajar desde casa ha provocado que no sepamos distinguir esos usos. Así, la jornada laboral parece durar una eternidad, a menos que existan límites digitales. Puedes optar por tener diferentes escritorios para diferenciar cada momento y encontrar el límite entre cada uno de ellos.

SALUD DIGITAL

LLEVA UNA AGENDA DIGITAL. Plantea un registro de tus hábitos digitales, tal y como lo harías con tus horas de comida o de ejercicio. Es una buena forma de entender cuál es tu dieta digital. La agenda digital ayudará a que tomes consciencia de todo lo que haces en el plano digital, y de si te resulta útil o no. También te permitirá comprender tu respuesta emocional al uso que le das a la tecnología.

SALUD DIGITAL

MUÉVETE. Piensa en tu vida digital y en tu vida física como una sola. Lo que haces en una beneficia a la otra. A veces, cuando nos atoramos en un asunto laboral, salir a dar un paseo y despejarnos puede servir para volvernos más productivos. Ten eso en cuenta.

SALUD DIGITAL

ESTIMULA TU CREATIVIDAD. El encierro ha provocado que muchos pierdan la inspiración. Sin embargo, Microsoft Windows hizo una investigación que demostró que los jóvenes han encontrado formas creativas de usar la tecnología para traerla de vuelta a sus vidas. Como todo en la vida, es importante utilizar los recursos que tienes para tu propio beneficio. Existen muchas formas de divertirte y de inspirarte en la web; solo necesitas buscarlas y encontrarlas.