00
PRIORIZA LAS PROTEÍNAS. Las proteínas (huevos, yogur griego o pechuga de pollo) frenan el hambre y provocan sensación de saciedad. Un estudio descubrió que aumentar el consumo de proteínas entre un 15 y un 30 % da como resultado que consumas cerca de 440 calorías menos por día.
BUSCA ALIMENTOS CON AGUA. Jaclyn London, directora del laboratorio de nutrición del instituto estadounidense Good Housekeeping, recomienda incluir en tu alimentación ensaladas y sopas para satisfacer el hambre.
TOMA MUCHA AGUA. Los adultos que beben medio litro de agua antes de cada comida suelen consumir menos calorías al día.
COME MÁS LENTO. Distintos estudios han demostrado que los que comen rápido tienden a engordar más. Si te tomas más tiempo en masticar, te sientes saciado más rápidamente.
CONCÉNTRATE EN LO QUE COMES. Algunos estudios han demostrado que las personas que se distraen menos cuando comen ingieren 10 % menos calorías.
REDUCE TU PLATO. Si eliges comida no saludable, sírvela en platos pequeños. Por lo contrario, si eliges alimentos sanos, aumenta el tamaño de tu porción.
DUERME BIEN. Asegúrate de dormir lo suficiente y evita el exceso de estrés, pues ambos tienen un efecto positivo en tu balance hormonal.
FRUTOS SECOS. No elijas dulces u otra comida rápida para tus aperitivos, sino nueces o almendras sin sal. Y recuerda que se trata de un snack. No exageres.

ADIÓS A LA DIETA

PRIORIZA LAS PROTEÍNAS. Las proteínas (huevos, yogur griego o pechuga de pollo) frenan el hambre y provocan sensación de saciedad. Un estudio descubrió que aumentar el consumo de proteínas entre un 15 y un 30 % da como resultado que consumas cerca de 440 calorías menos por día.

ADIÓS A LA DIETA

BUSCA ALIMENTOS CON AGUA. Jaclyn London, directora del laboratorio de nutrición del instituto estadounidense Good Housekeeping, recomienda incluir en tu alimentación ensaladas y sopas para satisfacer el hambre.

ADIÓS A LA DIETA

TOMA MUCHA AGUA. Los adultos que beben medio litro de agua antes de cada comida suelen consumir menos calorías al día.

ADIÓS A LA DIETA

COME MÁS LENTO. Distintos estudios han demostrado que los que comen rápido tienden a engordar más. Si te tomas más tiempo en masticar, te sientes saciado más rápidamente.

ADIÓS A LA DIETA

CONCÉNTRATE EN LO QUE COMES. Algunos estudios han demostrado que las personas que se distraen menos cuando comen ingieren 10 % menos calorías.

ADIÓS A LA DIETA

REDUCE TU PLATO. Si eliges comida no saludable, sírvela en platos pequeños. Por lo contrario, si eliges alimentos sanos, aumenta el tamaño de tu porción.

ADIÓS A LA DIETA

DUERME BIEN. Asegúrate de dormir lo suficiente y evita el exceso de estrés, pues ambos tienen un efecto positivo en tu balance hormonal.

ADIÓS A LA DIETA

FRUTOS SECOS. No elijas dulces u otra comida rápida para tus aperitivos, sino nueces o almendras sin sal. Y recuerda que se trata de un snack. No exageres.