Revista 15 Minutos Perú | Vestidos blancos: un acierto para día y noche

Vestidos blancos: un acierto para día y noche

Para un estilo casual, veraniego, o elegante y de noche. Y, cómo no, para recibir el Año Nuevo.


Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

El blanco es para el verano porque es el color más fresco para hacer frente a las altas temperaturas. También es nuestro favorito para recibir el Año Nuevo. Y últimamente muchas celebridades lo han escogido para posar en la alfombra roja.

De día
Todas las combinaciones son posibles: minivestidos, vestidos sueltos y largos, pantalón y top, shorts…


¿Y en Nochevieja?

Este año lo último es animarlo con los tonos metalizados de la temporada. Por ejemplo, un cinturón dorado o un minibolso con cadena plateada.


En los pies

Desde las sandalias de tiras de estilo romano a las de tacos vertiginosos. Todo dependerá de si el vestido es casual o más elegante y de cuántas horas pensemos estar de pie y bailando.


En la alfombra roja

A lo largo de 2016 hemos visto de largo y de blanco (y no precisamente frente al altar) a la actriz Kirsten Dunst (con un Dior Alta Costura en en Festival de Cine de Cannes), a la modelo Gigi Hadid (de Roberto Cavalli en los American Music Awards 2016) o a la ganadora de un Oscar, Alicia Vikander (de Louis Vuitton en los Globos de Oro).


¿Y por qué en Año Nuevo?

Evoca la virginalidad, el deseo de hacer borrón y cuenta nueva con el pasado. El origen de esta tradición hay que buscarlo en Brasil: en los 70 los devotos animistas celebraban el cambio de año en la playa de Copacabana vestidos de blanco. A la vez, lanzaban flores a Yemanjá, la reina del mar. El ritual era tan vistoso que la costumbre se extendió por todo Brasil. Hoy es habitual en los países latinos elegir color para la última noche del año.


En Europa, ropa interior roja

En el Hemisferio Norte estas fechas coinciden con el frío invierno. La tradición europea manda llevar ropa interior roja (siempre nueva y, a ser posible, regalada). La tradición se remonta a la Edad Media: el rojo se asociaba a la pasión y el demonio. Para asegurarse de que la fortuna les regalaba un año nuevo lleno de fecundidad y no acabar en la hoguera por orden de la Inquisición la gente lo llevaba donde no se viera.

 

 

 

Lee también:

Año Nuevo en el Cusco
Cábalas para recibir el Año Nuevo
Mejora tu alimentación en el nuevo año, por Vanessa Tello

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail


verano2017